martes, 14 de junio de 2016

Humor errado

Un te quiero venido de otro mundo
que calló en circuito cerrado.

Venas, músculos y carnes ensangrentadas
cumpliendo su función
en jaula de huesos encerradas.

Palabras informes desubicadas.

Palabras dementes perdidas
en un paso abandonado del tiempo.

Un te quiero tergiversado,
llegado de otro mundo,
equivocado, perdido...
en sus letras no hallarás más
que la cordura que lo conformara antaño
abandonada a su propia locura.

Ya no recuerda a qué vino,
y se desgarra al son de su eco
envenenado de humores y sabores
que le atormentan en su propio recuerdo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario